lunes, 11 de julio de 2011

Talking about my generation.

Mi generación, la generación que nacimos en los 70, una generación con mucho pasado y un futuro un tanto incierto.

Crecimos en un mundo feliz, en supuesto renacer de la democracia, nos enseñaron el respeto, y nos educaron para forjarnos un futuro digno (o para mantenernos ahí, sometidos).

Ahora que nos hemos hecho mayores, ¿que nos queda? Un montón de recuerdos en forma de frigodedos, spectrums y tele con dos canales y una sensación como de vacío existencial.

La mayoría estamos hipotecados hasta las cejas, siendo esclavos de nuestra propia vida. Trabajando para los bancos y sin tener la total seguridad de que llegaremos a viejos con pensión y seguridad social gratuita (si, esa que todos hemos estado pagando).
Tenemos que ver como los políticos se ríen de nosotros en nuestra cara, nos van cortando las alas poquito a poco, para mantenernos sometidos al sistema.
Vemos como el esfuerzo que hacemos por el futuro de nuestros hijos se va desintegrando con cada recorte en educación o sanidad.
Luego estan los que no tienen trabajo, los que se han quedado en la calle. Los que estudiaron una carrera y ahora tiene que trabajar de cualquier cosa para poder seguir pagando su condena.

Consume, mira la televisión, calla!

La única esperanza que nos queda es la rebelión. No comprar, no mirar la televisión, no callar.

Si no tiramos la toalla, si no nos sometemos como borregos a sus normas, puede que aun haya un futuro mejor.


Para escuchar, voy a poner un tema de The Who, porque a muchos nos queda la sensación que nacimos en la época equivocada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario