jueves, 4 de agosto de 2011

Donde dije digo...

A veces, una piensa y escribe algo totalmente convencida. Pero  la ley de Murphy no falla nunca (nunca).

Mi último post, fué una especie de linchamiento contra los hombres cobardes. Pués bien, aqui vienen mis "disculpas".

No es que todo lo que escribí, no sea cierto, lo que pasa es que en los últimos días, ya sea por experiéncias propias o de amigos, me he dado cuenta que sí, que aún quedan hombres valientes.
Hombres que no esconden sus sentimientos. Hombres que lloran, que sufren. Hombres que aman y ensanchan su alma. Y que no se avergüenzan de ello.
Hombres capaces de mover la Luna si hace falta, para demostrar el amor hacia una mujer.
Que dicen "estoy enamorado" o "te adoro" sin acobardarse. Abiertamente. Que anteponen sus sentimientos  ante sus necesidades físicas.

Por esos hombres y por las mujeres que tenemos o que tendremos la suerte de tener un hombre así a su lado, brindo!
Y a esas mujeres que no valoran el tener a un hombre así, decirles que no saben lo tontas que son, porque oportunidades así, aparecen pocas veces en la vida.

Como ya debéis saber los que me seguís, todo momento en la vida va a compañado de una canción de Rock que me recuerda por algún motivo lo que pienso y siento. Y en este caso, voy a poner el vídeo de un hombre hablando sobre su Dulce Niña.

Guns'n Roses--Sweet Child O' Mine

No hay comentarios:

Publicar un comentario