lunes, 2 de enero de 2012

Lo de dentro, lo de fuera y la realidad.

Esta es la historia de como tres canciones consiguen desvelarte a la una de la madrugada y hacerte escribir.

Extremoduro y su Ley Innata.

LO DE DENTRO:
Y dicen que mi vida es un exceso,
y yo me vendo solo por un beso.
¿Qué voy a hacer, si vivo a cada hora
esclavo de la intensidad?
Vivo de la necesidad.



LO DE FUERA:
Y ahora estoy en guerra contra mí alrededor,
no me hace falta ningún motivo.
Y es que soy
maestro de la contradicción,
y experto de romper lo prohibido...
Abrí los ojos para ver.
Con el destino me encontré,
de cara...
Si miro alrededor no puedo comprender, me da pereza.
Y si hay algún escalón para mi tropezón voy de cabeza.



Y la mejor... LA REALIDAD:
Y me busco en la memoria el rincón donde perdí la razón
y la encuentro donde se me perdió cuando dijiste que no.

Sin ser, me vuelvo duro como una roca
si no puedo acercarme ni oír
los versos que me dicta esa boca.
Y ahora que ya no hay nada, ni dar,
la parte de dar que a mi me toca,
por eso no he dejado de andar.

2 comentarios:

  1. equilibrarlo todo, lo dentro, lo de fuera y la realidad, no es fácil. aunque en el post te ha quedado integradísimo, dama de los sentimientos. ojalá que en este año sean menos los desvelos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Raúl. Ojalá sea así y este año encuentre la manera de calmar este huracán interno.
    :)

    ResponderEliminar